Nuestro rincón
La importancia de contar una historia lo que hace una experiencia inolvidable, el secreto del éxito
digital

¿Trabajar para vivir o vivir para trabajar?

¿Trabajar para vivir o vivir para trabajar?

¿Trabajar para vivir, o vivir para trabajar?
Es una pregunta que deberíamos hacernos todos, o parar a pensar solo por un momento. Vivimos en una sociedad en la que el trabajo se convierte en foco de absorción de tu día a día; prevalece el trabajo y todos los problemas que se encuentran en torno a él. Parece que se vive por el trabajo, en lugar de trabajar para vivir. En cierto modo nos ha pasado a todos alguna vez. 

La adicción al trabajo es una realidad, después de estos meses de confinamiento nos hemos dado cuenta que el trabajo es uno de los principales pilares para seguir activos en tu día a día. El problema es cuando se convierte en un foco de estrés y desequilibrio mental, algo de lo que muchos podemos sufrir inconscientemente.

Parece que en la vida social de una persona prevalece el trabajo y todos los problemas que se encuentran en torno a él. A esto, hay que añadir la vida personal de cada uno. Al final, nos encontramos con una vida cargada de trabajo, estrés, dónde el papel de cada individuo, su aspecto social y sentimental parecen desaparecer.

Sufrir adicción al trabajo trae serias consecuencias que se pagan cuanto más se alarga está línea laboral. La vida laboral desaparece, y aparecen problemas psicológicos, musculares, y digestivos. Existe algún test que te puede ayudar a descubrir si padeces esta adicción al trabajo. Consiste en un cuestionario en el que se plantean unas diez preguntas y tres respuestas posibles a cada pregunta con el fin de averiguar que personalidad es más propensa a padecer este problema. Normalmente quien lo padece, son personas con características más competitivas o que tienen mayor grado de responsabilidad en su trabajo. 

 

temática trabajo

Como en muchos problemas o adicciones, lo más importante es que se pueda solucionar, y la persona que lo sufre tome conciencia de ello y reconozca su problema para enfrentarse a esa situación. Puede buscar ayuda e intentar relacionarse. Al final, la sociabilidad y el entorno social en el que se encuentre, es un gran acompañante para luchar con el síndrome del trabajo.

Empezar a hacer ejercicio físico a diario contribuirá también a solucionar el desequilibrio que le produce el trabajo.

Estos meses de pandemia, han causado mucho estrés en la población, ya sea por trabajo, por quedarnos en casa o por cuestiones más personales. Nos hemos dado cuenta que el deporte es un gran aliado para combatir estas situaciones.  ¿Por qué el ejercicio físico elimina el estrés?

  • Al realizar una actividad física, tu cuerpo libera endorfinas, también conocidas como hormonas de la felicidad, lo que nos aporta una sensación de bienestar y paz a nuestro cuerpo.
  • Nos ayuda a reducir la ansiedad y el estrés ocasionado a lo largo del día. El estrés no manejado puede llevar a un acumulamiento de frustración, si ejercitas tu cuerpo aprenderás a liberar está tensión.
  • Reduce el nivel de cortisol en tu cuerpo, esta hormona se libera cuándo tu cuerpo está sometido a estrés. El deporte ayudará a absorberla y a disminuir los síntomas de estrés.
  • Realizar ejercicio después de un día largo de trabajo te ayudará a liberar tu mente, y enfocar los pensamientos a temas diferentes. Un cambio de escenario y actividad es lo que tu mente necesita para sentirse mejor.
  • Es un método eficaz para combatir la depresión, practicar deporte aumenta la autoestima y confianza en uno mismo. 
  • Te ayuda a aumentar tu estado de ánimo, consigue reducir los sentimientos de miedo o preocupación. 

 

“Un síntoma de que te acercas a una crisis nerviosa es creer que tu trabajo es tremendamente importante» Bertrand Rusell

Hay un mito según el cual «trabajar más cada día contribuye a forjar un mejor futuro profesional». Es un mito, ya que eventualmente puedes tener extensas jornadas de trabajo lo que puede contribuir a mejorar los ingresos, pero con el tiempo conlleva a que desarrolles una fatiga profesional y rindas menos en tus horas laborales.

Trabajar duro es visto por muchos como el camino hacia el éxito. En parte es verdad, pocas posibilidades existen de triunfar realmente si no es a partir de un esfuerzo continuado. En lo que se equivocan, es en el hecho de que el trabajo duro no es necesariamente una sobre ocupación, está comprobado que el exceso de trabajo conduce a resultados más pobres. Por tanto diremos, que el trabajo y esfuerzo con las claves del éxito. 

«Una máquina puede hacer el trabajo de 50 hombres corrientes. Pero no existe ninguna máquina que pueda hacer el trabajo de un hombre extraordinario».   

Elbert Hubbard.

El trabajo del día a día ocupa al menos un tercio de nuestro tiempo y no nos podemos permitir esa gran inversión de tiempo sin preguntarnos el «por qué».

Muchas personas sueñan con ser lo suficientemente ricos como para dejar su empleo, lo que implica que el trabajo es una carga para la mayoría. Por desgracia, son muy pocos los trabajadores que van a la oficina con una sonrisa, basta que nos fijemos en las caras de la gente que va camino al trabajo en el tren, en el metro o en el autobús.

«La única forma de hacer un gran trabajo, es amar lo que haces». Steve Jobs. 

Podemos establecer cuatro preguntas que debes hacerte para saber si vives para trabajar o trabajas para vivir. 

1.¿Qué haces el fin de semana? Las personas que «trabajan para vivir» son muy conscientes del valor de cada hora de trabajo, en cambio las personas que «viven para trabajar» tienen más dificultades para saber cuantas horas de trabajo están gastando.

2.¿Cómo te enfrentas a una discusión profesional? Hay cierta tendencia de ver una crítica profesional como un ataque personal, tomando las discusiones profesionales como algo personal no se logrará el éxito en el ámbito laboral.

3. ¿Buscas equilibrio entre lo profesional y lo personal? Poner ambos mundos, el laboral y el familiar, en una balanza, te ayudará a darte cuenta si eres de los que «trabajan para vivir» o «viven por trabajar». 

4.¿Dejas que los problemas profesionales te afecten en la relación con tu familia? La clave es la importancia que le des. Hablar en familia de los retos profesionales es muy importante, pero las tensiones, ansiedades, miedos etc..deben quedarse en la puerta de casa para que la familia sea un punto de equilibrio.

«Una vez leído este post, deberías hacerte de nuevo la pregunta de si vives para trabajar o trabajas para vivir»

 

 

 

Poíitica de Privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.